Sin categoría

Mis tres corazones 

25 agosto, 2017

A qué madre o futura mamá no le han dicho: “uix, cuando nazca tu hijo no habrá nadie más que él en tu corazón”, o “será el hombre de tu vida”, o “dejaras de querer a tu marido y lo querrás más a él” y los “cuando seas madre lo primero serán tus hijos”, “tu marido pasará a segundo plano”, “los querrás más a ellos que a él” y así infinitas… Pues lo siento, pero discrepo.

Sí, mis hijos forman parte de mi vida y son los protagonistas de una de las mejores experiencias que me ha podido pasar en la vida. Pero mi marido también lo es. Gracias a él hoy soy quien soy, estoy dónde estoy y somos lo que somos, una familia.

Con él aprendí a ser feliz en cada minuto, a convivir, a compartir experiencias, a disfrutar de la vida, a vivir por y para nosotros, a darlo todo sin esperar nada a cambio, a luchar y seguir adelante, aunque nos caigan tormentas, a ver las cosas buenas y sacar lo bueno de lo malo y sobre todo, sobre todo, a AMAR.

No todo el mundo sabe amar o no tienen el suficiente valor de admitirlo y sentirlo. Yo me siento amada y amo, le amo a él. Y si, también amo a mis hijos, a mi principito y a mi princesa. A estos pequeñines que desde que nos enteramos de que venían nos cambió la vida emocionalmente a mejor. Porque con ellos nos hemos dado cuenta de que el tiempo es oro, por lo cual hay que aprovechar cada segundo, cada instante, cada momento. Ellos nos han enseñado a amar aún más allá de nuestras posibilidades, ellos nos enseñan otros valores o nos ayudan a perfeccionarlos desde su ignorancia. Porque ellos nos hacen disfrutar al máximo cada minuto, porque, aunque estemos rendidos hacemos lo que sea para que no pierdan su sonrisa, por qué su felicidad es la nuestra. Todavía no nos dicen “te quiero”, pero solo tenemos que sentir sus abrazos, sus besos, sus caricias, sus miradas, las sonrisas… para saberlo. Cada día es diferente junto a ellos, cada día aprendemos algo nuevo, cada día nos arrancan sonrisas y carcajadas, cada día nos roban el corazón y así seguiría con un listado sin fin.

Por todo esto y mucho más, yo amo a dos hombres y a mí bella princesa, tres personas totalmente distintas, tres personas que me llenan y me hacen sentir bien, feliz, plena. Y si, les amo a los tres. Por igual, porque cada uno me da lo máximo de si y yo simplemente les respondo. Por qué daría mi vida por ellos. Porque ellos son mi vida.


Foto de Mírame Fotografía (miramefotografias.com)


Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *